El tirador escapó en moto con un cómplice y una de las víctimas fue intervenida quirúrgicamente por sus heridas.


Un hombre de 39 años permanecía internado en estado reservado este jueves luego de ser atacado a balazos la noche anterior en un kiosco de la zona norte rosarina. El muchacho con el que estaba dentro del local también resultó herido y la policía señaló que los agresores llegaron al lugar en motocicleta.

De acuerdo a fuentes del Ministerio de Seguridad de Santa Fe, Ezequiel F. era la más comprometida de las dos víctimas atendidas por los disparos en Sorrento y Casiano Casas. Debido a las lesiones que sufrió en la región toracoabdominal, los médicos decidieron operarlo luego de recibirlo en el Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (Heca).

Personal del Sistema Integrado de Emergencias Sanitarias (Sies) se hizo cargo de atender a los baleados alrededor de las 20 del miércoles. A diferencia de su acompañante, Jonathan A. fue derivado al Hospital Eva Perón de Granadero Baigorria. Luego de ingresar a la guardia se constató que un proyectil le había atravesado el abdomen​ al joven de 27 años.

Desde las fuerzas provinciales indicaron que la pesquisa pasó a manos de la Policía de Investigaciones (PDI) tras establecer que los atacantes circulaban a bordo de una moto Falcon. Los primeros indicios dan cuenta de que sólo uno de ellos bajó del rodado y abrió fuego antes de escapar. En la escena se hallaron proyectiles calibre 9 milímetros y se esperaba el resultado de medidas a cargo del fiscal Ademar Bianchini.




Comentarios