Un instructor reveló que los primeros en llegar a la zona del accidente se encontraron con un terreno "espeluznante".


El accidente que le costó la vida al parapentista Claudio Kegalj en La Rioja dejó interrogantes que deberá dilucidar la Justicia a través de peritajes. Mientras tanto, uno de los participantes en el operativo de búsqueda aseguró: “Nadie faltó a la cita, pusieron todo para encontrarlo y no sucedió“.

Sobre la hipótesis previa de que el santafesino estaba con vida luego de casi tres días sin novedades, el instructor de vuelo que colaboró con las fuerzas de seguridad ratificó que la información surgió el domingo mientras un helicóptero de Gendarmería Nacional sobrevolaba la zona de Famatina.

Alejandro Pachocki explicó que el primero en ver al venadense de 50 años fue su colega José Luis Sosa, quien iba a bordo de la nave. Sin embargo, la situación era complicada: tenían poco combustible y no podían llegar a menos de 300 metros del sitio en el que estaba.

“Cada minuto que pasaba se reducían las chances de encontrar a Claudio vivo”, subrayó el amigo de Kegalj respecto de lo que vivieron desde el viernes en las montañas riojanas, cuando se toparon con la “cruda realidad” ante la esperanza de rescatarlo. El terreno que debían rastrillar era “espeluznante”, según acotó otro de los colaboradores.

Pachocki explicó que el santafesino le había propuesto viajar meses atrás. “Un cross en Famatina por una zona no volada aún, ese caramelo que a todos los pilotos nos gusta saborear alguna vez”, describió. A su vez, aclaró que su amigo llevaba “pocos años en la actividad pero de un crecimiento exponencial en su calidad” y siempre estaba “muy bien preparado”.

“Claudio seguirá en el recuerdo como el piloto que hizo los mejores vuelos del lugar sin dudas”, concluyó el instructor en un mensaje publicado a través de Facebook.




Comentarios