Una enfermera le inició las primeras maniobras, mientras se acondicionaba una sala para que naciera el bebé. Todo salió perfecto.


El centro de salud Santa Teresita se convirtió en una improvisada maternidad, cuando una mujer rompió bolsa y debió ser asistida de urgencia para dar a luz. Los profesionales del nosocomio emplazado en el Centro Municipal de Distrito Sudoeste pusieron manos a la obra y el pequeño Adrián nació sin inconvenientes.

Stefanía llegó con lo justo al centro de salud de Francia 4435 este viernes a las 10 de la mañana. Ya había roto bolsa y no había tiempo para trasladarla a una maternidad. “Se trabajó de forma coordinada para asistir a la mujer en todo momento”, dijo Marisa Waxemberg, médica generalista del centro de salud, y agregó que mientras esperaban a profesionales del Sies, se puso en condiciones la sala principal del centro de salud.

Tanto la esterilización de la sala como las tareas preparatorias estuvieron a cargo de mucamas y enfermeras del centro. Una enfermera hizo las primeras maniobras de parto, y luego fue asistida por la neonatóloga. Afortunadamente todo salió bien, la mamá se encuentra en buenas condiciones de salud al igual que el chico, que ya le fue entregado.

“El trabajo lo hizo la mamá y nosotros lo único que hicimos fue acompañarla. Por suerte fue una experiencia muy linda, y conmovedora, estamos todos muy emocionados”, concluyó la doctora Waxemberg.




Comentarios