La ministra y el presidente Macri hablaban del caso como un ataque mafioso ligado a la lucha contra el narcotráfico.


A nueve días de denunciar un ataque a balazos en la autopista Rosario-Buenos Aires, el jefe de la delegación Santa Fe de la Policía Federal Argentina (PFA) será “removido inmediatamente”. Así lo confirmó este miércoles Patricia Bullrich tras confirmar el resultado de una pericia que desmiente el relato de Mariano Valdés sobre un presunto robo o atentado de bandas narco.

La ministra de Seguridad fue la encargada de plantear que el oscuro episodio en el sur santafesino parecía un hecho de “carácter mafioso”. Hasta el presidente Mauricio Macri se hizo eco de la supuesta represalia por parte de organizaciones delictivas ligadas al negocio de la droga. Sin embargo, la funcionaria dio marcha atrás sobre su propio diagnóstico y definió al comisario como un “mentiroso disfrazado de policía“.

“¡La verdad no se tapa!”, expresó la titular de la cartera a la hora de confirmar el resultado del informe forense que expuso al uniformado y también reveló las contradicciones de su subalterna Roxana González. Este miércoles la suboficial fue citada a declarar ante el Ministerio Público de la Acusación (MPA) para terminar de desenredar la madeja de las declaraciones iniciales de ambos.

Aunque inicialmente la Justicia federal intentó hacerse cargo de la pesquisa, el caso quedó en manos de la Fiscalía de Villa Constitución. El desenlace resultó ser un preaviso de la decisión del Gobierno nacional, el cual le soltó la mano al jefe policial ante las inconsistencias en torno a un incidente sobre el cual no se halló indicio alguno de atacantes ni de un segundo vehículo involucrado.




Comentarios