El can estaba perdido y la persona que lo había encontrado decidió esterilizarlo. Cuando su dueño se enteró estalló.


Un escándalo en el Móvil Quirúrgico de Salud Animal se desató este martes en Funes cuando un hombre trató por todos los medios evitar que su mascota sea esterilizada. Todos terminaron demorados.

El insólito episodio se produjo en Houssay y José Hernández. “Estaba trabajando cuando escucho que me golpeaban la puerta y a los gritos me pedían que baje. Cuando salgo veo a un masculino insultando y gritando tratando de sacarle de las manos un can a unas personas que estaban en la fila esperando para castrarla”, relató la Coordinadora del Área Aranza Puig.

“Me acerco e intento hablar con el señor pero no entraba en razón y seguía tirando de la correa y lastimando al animal. Rápidamente agarré a la perra y la metí adentro del móvil quirúrgico hasta que llegó el móvil policial”, agregó.

La Fiscalía dispuso que el hombre y su mascota fueran trasladados a la dependencia policial para tratar de aclarar la situación. Según declaró la persona oriunda de Roldán, su mascota raza Beagle se había escapado cinco días atrás y recién el martes había podido dar con ella.

La mujer que la halló había realizado publicaciones en redes sociales para intentar dar con sus dueños pero al no lograrlo se acercó hasta el móvil de Salud Animal para castrarla. Esta actitud fue la que hizo estallar al hombre que por la fuerza trató de llevarse al can.

“Se saltaron un montón de pasos y no tuvieron en cuenta la opinión de los veterinarios que habíamos constatado que la perra estaba enferma. Se la dieron sin verificar si realmente era suya. Él presentó como prueba una libreta de vacunación totalmente desactualizada”, declaró la profesional.




Comentarios