El fiscal general Jorge Baclini ratificó que el comisario Mariano Valdés negó la existencia de amenazas previas.


El fiscal general de Santa Fe, Jorge Baclini, dijo este miércoles que la búsqueda de los atacantes del comisario Mariano Valdés es “una investigación compleja. El funcionario incluso admitió este miércoles que aún no consiguieron secuestrar vainas servidas u otros rastros del tiroteo en la autopista Rosario-Buenos Aires.

No tenemos una identificación puntual del lugar sino aproximada. Se está haciendo una recorrida para buscar elementos”, señaló el titular del Ministerio Público de la Acusación (MPA) sobre la causa que se tramita en la unidad de Villa Constitución. En este sentido, el funcionario no descartaba que la Justicia federal pidiera hacerse cargo de esclarecer un “hecho gravísimo”.

Baclini explicó en un reportaje con Radio 2 que los encargados de la pesquisa esperan avanzar en la identificación de la camioneta que utilizaban los tres agresores. El ex fiscal regional de Rosario subrayó que los tiradores “se bajaron con la cara tapada y fue todo muy rápido”. Por otra parte, ratificó que Valdés “no manifestó” haber recibido amenazas previas que alimenten la hipótesis de una interna en la fuerza o una venganza de bandas narcocriminales. 

Mientras algunos integrantes del MPA dudan abiertamente sobre la lectura política del caso por parte del Gobierno nacional, el titular del organismo judicial opinó que “parece ser un atentado directo” contra el jefe de la delegación Santa Fe de la Policía Federal. Sobre la secuencia, estimó que tanto el uniformado como su acompañante dispararon “diez veces cada uno” cuando los sorprendieron en la banquina entre Pavón y Fighiera.




Comentarios