La Cámara Federal de Apelaciones dejó sin efecto una sentencia que les impedía el autocultivo, y habilitó un recurso que el planteo sea discutido por la Corte Suprema.


La Cámara Federal de Apelaciones de Rosario dejó sin efecto un fallo que impedía a la agrupación Madres que se Plantan producir cannabis medicinal para sus hijos y habilitó un recurso extraordinario para que el pedido llegue a la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

De esta manera, el más alto tribunal del país tendrá en sus manos la posibilidad de establecer si mantiene el histórico fallo que había dictado en la causa la Dra. Sylvia Aramberri, avalando el autocultivo de cannabis con fines terapéuticos y la producción de los aceites por parte de estas mamás, acompañadas por profesionales de la salud y la Universidad Pública.

“Se trata de una grata noticia, porque de manera unánime la Cámara consideró que estaban en juego importantes derechos de los chicos, como su salud, y ahora podemos volver a contar con todo el acompañamiento médico y científico de la facultad”, destacó Carina Prietto, una de las impulsoras del proyecto.

En el fallo, los jueces consideraron que el planteo de las Madres Que Se Plantan evidencia que el autocultivo y la producción de aceites por fuera de la estandarización y mercantilización, con el debido acompañamiento estatal y de los y las profesionales de la salud, garantiza un acceso igualitario a un tratamiento digno y adecuado frente a una diversidad de enfermedades.

Así lo había considerado en su momento la jueza Aramberri, que las había autorizado al autocultivo. Sin embargo, un fallo posterior frenó esta posibilidad, que ante el pedido de las madres y las más de 50 mil adhesiones cosechadas en la campaña realizada, volvió a obtener luz verde.





Comentarios