El dirigente de la UTA presentó un escrito tras la ola de críticas que recibió por su opinión sobre las conductoras.


Después de dos meses sin realizar declaraciones públicas, Manuel Cornejo hizo su descargo a partir de la denuncia en su contra por discriminar a colectiveras. Si bien este martes se confirmó que pidió disculpas, el sindicalista no negó sus dichos sobre el conflicto por el cupo femenino en el Transporte Urbano de Pasajeros (TUP).

Tal como lo había hecho a la hora del reportaje que derivó en un reclamo por parte de las conductoras que habían recurrido a la Justicia para ser incorporadas a la empresa estatal, el secretario general de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) de Rosario insistió en que sólo expresó “una opinión personal”. A esto agregó que “no intentó colocar a un género en situación de inferioridad ni descalificar a nadie”.

“Lejos estuvo mi intención de herir o estigmatizar a alguien”, manifestó el gremialista a través del escrito citado por La Capital. El texto de algo más de una carilla está desde la semana pasada en manos del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi), el cual tiene seis meses para determinar si corresponde alguna acción reparadora por su conducta.

Cornejo aseguró que su opinión fue “descontextualizada” durante el reportaje radial que dio en mayo. A la hora de repasar su conducta, enfatizó: “Mi rol siempre estará direccionado a la defensa de los intereses de los compañeros y compañeras del sector, sin importar la edad, género, creencias políticas o religiosas”.

Fotografía: Línea Sindical.





Comentarios