La madre de una de las 22 víctimas fatales le habló al tribunal antes de que los fiscales pidieran la pena máxima.


Después de un mes y medio de debate, este lunes empezaron los alegatos de cierre del juicio por la explosión en Salta 2141. Sin embargo, la nota sobresaliente fueron las palabras de la madre de Débora Gianángelo, una de las 22 víctimas fatales del derrumbe de una de las tres torres afectadas por el siniestro del 6 de agosto de 2013.

Sonia hizo su descargó y dejó un emotivo pedido de justicia frente al tribunal por la mañana como antesala de la presentación que hicieron más tarde los representantes del Ministerio Público de la Acusación (MPA). A diferencia del planteo de este último organismo, los abogados de la familia de la joven oriunda de Arteaga ratificaron su pedido de cinco años de prisión efectiva para los 11 imputados.

“Seguro mi hermanita desde el cielo estuvo feliz de escucharla“, expresó en redes sociales Adrián Gianángelo, quien también brindó un testimonio desgarrador en el transcurso del proceso oral y público que comenzó el 8 de mayo en el Centro de Justicia Penal.

El abogado que compartía uno de los departamentos destruidos hace casi seis años destacó que su mamá “sentó precedente al hacer uso por primera vez en Santa Fe de la Ley de Víctimas“. En este sentido recordó que los jueces Marcela Canavesio, Rodolfo Zvala y Carlos Leiva le reconocieron su derecho a hablar antes de dictar sentencia.

Fuentes vinculadas al MPA apuntaron que el fallo de primera instancia podría darse a conocer la semana que viene, aunque aclararon que la fecha recién se definirá una vez que concluyan los alegatos por parte de la defensa.





Comentarios