La asistente de la Escuela Fontanarrosa dijo que hay otras víctimas y les pidió que se animen a recurrir a la Justicia.


Pasada una semana desde que decidió denunciar a un superior por abuso sexual en la escuela en la que trabajaba, la joven que apuntó contra el vicedirector detenido en barrio Toba aseguró este lunes que había antecedentes en la institución. “Voy a seguir adelante para que no lastimen a más nadie“, afirmó sobre la causa que se abrió a partir de su testimonio.

Todavía me cuesta creer cómo existen personas que te arruinan tanto la vida, que te hacen tanto daño”, planteó la muchacha de 26 años sobre Javier B., quien cumple prisión domiciliaria luego de ser imputado por la fiscal Nora Marull y separado de su cargo en la zona sudoeste.

A través de redes sociales, la asistente de la Escuela Bilingüe 1380 Roberto Fontarrosa confesó que sintió “dolor, vergüenza y miedo” después de la situación que busca esclarecer el Ministerio Público de la Acusación (MPA). A su vez remarcó que el docente fue apañado en su posición y advirtió: “Esto se podría haber evitado si no lo hubieran tapado, si hubieran escuchado a las otras víctimas”.

“Mis preocupaciones y demás van a pasar. Sé que no va a ser de un día para otro, aunque así lo quisiera”, reflexionó Cintia, quien publicó el mensaje mediante un seudónimo con el apoyo de las dirigentes de ATE Rosario.

La denuncia presentada a principios de mes permitió abrir una causa bajo la figura de abuso simple por dos episodios. El juez Pablo Pinto avaló el pedido para que se investiguen los hechos ocurridos en un contexto de violencia de género y con un probable ejercicio de abuso de poder por parte del imputado de 44 años.






Comentarios