El hecho fue informado por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto. Ocurrió el 3 de junio pasado. 


Una joven que llevaba puesto un pañuelo verde, símbolo de lucha por la legalización del aborto, fue golpeada por una mujer en el centro de la ciudad. El hecho fue comunicado desde la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto.

A través de un comunicado, repudiaron el episodio. “Las agresiones a personas que usan el pañuelo verde han aumentado, especialmente dirigidas a las y les adolescentes y jóvenes, protagonistas de esta lucha”, informaron.

Desde la Campaña sostuvieron que la joven fue agredida el pasado 3 de junio, luego de una multitudinaria marcha por el quinto aniversario del Ni Una Manos contra la violencia machista y los femicidios, en la esquina de San Martín y San Luis.

La chica, identificada como Ornella Avedikian, integrante del colectivo de fotógrafas La Hoguera, fue agredida verbal y físicamente por otra mujer. Desde el colectivo afirmaron que la violenta agresión “le ha causado serio daño físico y emocional, del que todavía intenta recuperarse”.

“Expresamos nuestro enérgico repudio por el accionar de la agresora y nos solidarizamos con la compañera violentada, a quien acompañamos a realizar la denuncia ante el Centro Territorial de Denuncias del Distrito Centro de la ciudad de Rosario”, confirmaron.

Además, solicitaron a las autoridades que “agoten todos los esfuerzos para identificar y sancionar a la responsable de la agresión hacia la compañera Ornella, y para evitar que estas violencias se repitan”.

Por otro lado, desde la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto remarcaron que “desde la gran marea verde del año pasado y la sanción en la Cámara de Diputados del proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo de la Campaña, las agresiones a personas que usan el pañuelo verde han aumentado, especialmente dirigidas a las y les adolescentes y jóvenes”.

Desde el sector apuntaron a “los sectores antiderechos y fundamentalistas religiosos, especialmente a sus jerarquías eclesiásticas, por la violencia en aumento, promovida e incentivada por representantes de las Iglesias a través de su discurso de odio contra las y les activistas feministas”.

“Poder decidir sobre nuestros cuerpos sin arriesgar la vida y la libertad es un derecho humano. Estamos juntas y nuestras convicciones son firmes. Ya logramos la despenalización social del aborto y sabemos que, con el apoyo de millones de personas, ¡será ley!”, cerraron.






Comentarios