"Nadie se acercó ni nos llamó", expresó una de las conductoras sobre el amparo judicial contra la empresa estatal.


A la espera de que el Concejo llegue a un acuerdo para sancionar una nueva normativa en favor del ingreso de conductoras al Transporte Urbano de Pasajeros (TUP), una de las mujeres que recurrió a la Justicia consideró “lamentable” la falta de respuesta de la Municipalidad sobre el incumplimiento de la ordenanza vigente.

Nadie se acercó ni nos llamó. Ni siquiera de la Secretaría de Transporte salieron a repudiar los dichos del señor (Manuel) Cornejo“, se quejó María Álvarez, una de las cuatro ex empleadas que tramita un amparo civil y comercial por discriminación en la firma Movi.

Después de ser convocadas por los ediles para evaluar reformas que promuevan la contratación de colectiveras, la demandante sostuvo ante la consulta de LT8 que tienen “muchas esperanzas” frente a la inicativa. Además de extender la lista de postulantes, consideró necesario que la modificación también alcance a los actores privados que operan líneas locales.

Por otra parte, Álvarez comentó que el Ejecutivo respondió en forma parcial al pedido de la Justicia y entregó documentación sobre la lista de personas contratadas desde 2016 a la fecha en la empresa estatal. “No hay ninguna mujer en su plantel. Quedó más que en evidencia que no cumplieron la ordenanza”, comentó sobre los datos recabados hasta el momento mientras esperan el resto de la información procedente de las desaparecidas Semtur y La Mixta.






Comentarios