La fiscal del caso pidió peritar la zona donde quedó enterrado un operario, el cual se constató que contaba con todos los elementos de seguridad.


El obrero que falleció mientras trabajaba en la colocación de cloacas a la vera de la ruta 34 tenía todos los elementos de seguridad en regla, según la primera observación de la fiscal del caso. Sin embargo se investiga si el lugar era apto para la realización de sus tareas.

“Este operario tenía el arnés correspondiente, que estaba bien colocado, enganchado al cuerpo y con la soga que lo sujetaba al exterior”, dijo Valeria Piazza Iglesias, y agregó que al parecer también disponía de otros elementos de protección como el casco.

“Filmamos el procedimiento en el que retiramos estos elementos que estaban bien colocados, y los secuestramos para que sean peritados”, indicó la fiscal, al tiempo que descartó que con los elementos recabados se pueda confirmar o descartar si existió negligencia.

“Hay otros elementos que son materia de investigación, como por ejemplo si el lugar era apto para trabajar, si era seguro o no. Por eso pedimos que no lo tapen porque será peritado”, confirmó la funcionaria judicial.

Aunque todavía restan por conocerse los resultados de la autopsia, se estima que el operario murió por asfixia, al quedar enterrado por gran cantidad de tierra que rápidamente se humedeció y se convirtió en barro. Un compañero suyo resultó herido y fue hospitalizado. En caso de que esté en condiciones, se le tomará declaración.






Comentarios