Desde la Cámara de Confiterías Bailables alertaron que los jóvenes consumen cada vez más alcohol y sustrancias prohibidas. 


El titular de la Cámara de Confiterías Bailables de Rosario, Willy Spagnolo, mostró su preocupación por la creciente violencia que se vive en los boliches y lo atribuyó al consumo de alcohol y de drogas.

Luego de que el fin de semana dos jóvenes fueran baleados a la salida de un local nocturno de La Fluvial, el representante de los dueños de los boliches aseguró en LT8 que los jóvenes “ante cualquier motivo se ponen violentos, los conflictos que se resolvían a trompadas ahora terminan a los tiros”.

Spagnolo destacó como “positivo” que se cumpla con la norma de detectores de metales en el ingreso de las discotecas. “Si bien el problema se originó adentro, no tenían pistolas por los controles, entonces fueron a buscarla al vehículo”.

El titular de la Cámara de Confiterías Bailables manifestó que “la conflictividad es un reflejo de la nocturnidad y de la violencia que se está viviendo”. Y añadió: “Es un problema social que tenemos y estamos atravesando desde hace mucho tiempo, vemos las situaciones de violencia que se dan a diario”.

Estamos viviendo una época en que la gente está muy mal, con crisis de valores, y los jóvenes ante cualquier motivo se ponen violentos”, reflexionó Spagnolo.

En ese sentido hizo hincapié en el “consumo de droga, de alcohol” y que marcan una “sociedad en crisis”. Y agregó: “En Rosario arrancan a tomar alcohol de manera temprana, a los 12 o 13 años, muchas veces comienzan en la casa donde se realizan las primeras previas”.






Comentarios