Desde UADAV detallaron que entre las irregularidades hallaron a una contorsionista de 17 años que cobraba por jornal. 


El Ministerio de Trabajo y la Unión Argentina de Artistas de Variedades (UADAV) realizaron este sábado una inspección laboral en el circo Rodas. Allí se detectó que hay una grave precarización laboral de los trabajadores del circo.

Al ingresar a la carpa ubicada en avenida Francia y el río Paraná los gremialistas se encontraron con un panorama complicado. “Relevaron a 30 artistas y todos estaban en negro, había menores de edad sin contrato cobrando por jornal y había habilitaciones vencidas”, dijo el delegado de UADAV Rosario, Ezequiel Martinez, a El Ciudadano.

Desde el sindicato además señalaron que a muchas personas les ordenaron esconderse para no ser registradas.

Por este motivo, desde el MInisterio de Trabajo se “evaluaba la clausura de funciones” y por lo pronto se convocó a las partes a una audiencia para el próximo viernes. Desde esa cartera indicaron que se analizará la documentación y declinaron avalar las irregularidades que denuncia el sindicato.

Según Martinez, estas empresas arman su elenco con residentes en el país pero lo hacen de una manera irregular con contratos que no garantizan beneficios mínimos para los artistas.

A la hora de detallar lo relevado en el Rodas, Martínez manifestó que se relevaron a 30 artistas. “Todos estaban en negro. Ninguno tenía alguna de las modalidades de contrato que contempla el convenio colectivo del sector. Varios de ellos eran menores de edad, como una contorsionista de 17 años que cobraba por jornal y siempre recibía un monto distinto. También había un adolescente que, además de ser bailarín, tenía que hacerse cargo de la venta ambulante de merchandising en las funciones”, describieron.

Martinez precisó que fue muy difícil hacer el control como corresponde. “No se nos permitió el ingreso a todas las instalaciones, no pudimos relevar todos los tráilers ni nos dejaron entrevistar a todos los artistas. A muchos les dijeron que se escondieran. No querían presentar la razón social del circo ni la habilitación municipal, no querían decir quiénes son los dueños o responsables. Fue una vergüenza, nunca vimos algo así”, señaló el gremalista.

El delegado agregó que cuando les pidieron las habilitaciones municipales se negaron a mostrarlas. Después de casi una hora, entregaron la habilitación municipal, con fecha de vencimiento para el mismo día.

Lo cierto es que a raíz de lo sucedido, el Ministerio de Trabajo citó a una audiencia para el viernes 17 por la mañana, y además que evalúa la clausura de funciones.






Comentarios