Quedó varada en su viaje a Italia, donde falleció su marido, y ahora tiene un vuelo que la traerá de regreso.


Las largas e interminables semanas de dolor, tristeza y soledad en un país lejano están por terminar para Isabel Padula, que está varada en Italia, en un viaje en el que murió su marido.

Tras muchas gestiones, Isabel confirma que tiene asiento en un vuelo de Alitalia que la traerá de regreso junto con otros argentinos, en los próximos días.

“Vamos a cruzar los dedos, pero hasta este momento está todo confirmado y el miércoles a las 8 de la mañana desde Roma vuelo a la Argentina”, dijo Isabel al diario Puntal.

Hace un mes, está alojada en una habitación del Hotel Traiano, a donde llegó el 23 de marzo, cuando su marido cayó enfermo mientras navegaban a bordo de un crucero por Europa.

Las complicaciones de Arturo Padula lo llevaron a un hospital y dada la pandemia, a Isabel no le permitieron acompañarlo, por lo que tuvo que quedarse sola en un hotel, donde recibió la noticia de la muerte de su esposo.

Allí, en pleno duelo, Isabel se enteró que había perdido el vuelo de repatriación y comenzó esta larga estadía en la que los días pasaron sin poder encontrar un medio para volver al país, con los suyos.

El viaje había comenzado el 3 de marzo, cuando Isabel y Arturo partieron en un crucero que tocaba las costas de Brasil y luego iba a cruzar el Atlántico, con destino al mar Mediterráneo.

Estando en aguas internacionales, estalló la pandemia y el barco empezó a navegar errático, en busca de algún puerto que los dejara amarrar.

En ese trance fue que Arturo se complicó en su salud, desmejorado por un cuadro preexistente que hizo más grave su situación.

Tras esperar en otros puertos de Francia e Italia sin poder desembarcar, pudieron bajar a tierra firme en Civitavecchia, donde se produjo el fatal desenlace y el comienzo de esta odisea de Isabel.




Comentarios