El hijo de Nora Dalmasso defendió a su padre (imputado por el crimen) y dijo que la Justicia los persigue para "tapar los errores" de la investigación.


Facundo Macarrón, hijo de la asesinada Nora Dalmasso y de Marcelo Macarrón, acusado del hecho, consideró que la investigación del crimen de su madre fue “mediocre” y que existe una “persecución penal” contra su familia.

“El rol de la Justicia en estos 13 años ha sido muy mediocre” y deja “una deuda muy grande no solo con la familia sino con toda la sociedad cordobesa”, expresó el hijo de la víctima en una entrevista con Cadena3, al referirse al crimen de su madre, cometido el 26 noviembre de 2006 en el barrio Villa Golf, de Río Cuarto.

“Pensamos que la Justicia iba a investigar realmente al culpable y no fue así y continúa una persecución penal contra mi familia, ahora a mi padre”, añadió Facundo, quien también estuvo imputado en la causa por “abuso sexual gravemente ultrajante y homicidio agravado por el vínculo”, aunque luego fue sobreseído.

Macarrón hijo, quien tiene 32 años y vive en el exterior, sostuvo que la investigación “estuvo plagada de errores garrafales sin seguir protocolos” y aseguró que “la persecución judicial tiene que ver con tapar los errores judiciales que han venido cometiendo durante toda la investigación”.

“Si no se hubiesen cometido errores desde el primer momento tendríamos hoy al culpable o habría alguna justicia para con la familia”, expresó.

“Sin ninguna prueba”. Sobre la acusación que ahora pesa contra su padre, Facundo dijo: “La elevación a juicio contra mi padre es por ser el autor intelectual sin tener un autor material, más allá de que no exista ninguna clase de prueba no les interesa investigar un autor material“.

“El foco de la justicia estuvo siempre en agarrar a la familia de cualquier manera”, agregó.

A casi 13 años del crimen de Dalmasso la causa cuenta ahora con un único acusado: su esposo.

De acuerdo con los médicos forenses, la mujer murió asfixiada por estrangulamiento y los pesquisas siguieron distintas pistas, desde un crimen durante un juego sexual, a un abuso sexual seguido de muerte, un femicidio y un asesinato por encargo.

A lo largo del proceso fueron imputados y luego sobreseídos el por entonces asesor de Gobierno provincial Rafael Magnasco, el pintor Gastón Zárate y Macarrón hijo.

También se sospechó desde un inicio de Marcelo Macarrón, aunque al comprobarse que no estaba en Córdoba el día del hecho fue acusado por “homicidio calificado por el vínculo, la alevosía, y por precio o promesa remuneratoria”, delito por el que será enjuiciado el año próximo y por el que podría ser condenado a prisión perpetua.




Comentarios