Luis Pizarro contó algunos detalles de la elevación a juicio que tiene como imputado al viudo, Marcelo Macarrón.


Fue una de las noticias “bomba” de la semana: a 13 años del crimen, un fiscal elevó a juicio la causa Nora Dalmasso, con el viudo, Marcelo Macarrón, imputado como presunto autor de homicidio calificado por el vínculo.

El fiscal Luis Pizarro mantiene en secreto aspectos claves que le permitieron instruir un caso de alto impacto nacional.

Sin embargo, reveló uno de ellos: según su investigación, Nora Dalmasso fue asesinada por sicarios contratados por su esposo, y de allí la imputación contra Macarrón por presunto “precio o promesa remuneratoria”.

De acuerdo con los médicos forenses, Dalmasso murió asfixiada por estrangulamiento y desde un comienzo de la pesquisa se siguieron distintas pistas: desde un crimen durante un juego sexual, un abuso sexual seguido de muerte, femicidio y asesinato por encargo.

El fiscal del caso.

Pizarro reveló este viernes, en diálogo con Mitre Córdoba, que la mujer “fue sorprendida de noche, en su casa”, por sicarios “altamente profesionales” que aún son blanco de búsqueda.

“Me voy a limitar a decirle que las personas (asesinos) que intervinieron fueron altamente profesionales“, sostuvo Pizarro.

No entró en detalles que involucran a Macarrón con esos supuestos asesinos a sueldo. Pero sí despejó un dato que “sobrevuela” el caso desde aquel noviembre de 2006: según él, no halló elementos que involucren al matrimonio Dalmasso – Marcarrón con el círculo chico del poder político de Río Cuarto.




Comentarios