El Gobierno del Chaco presentó en la mañana de hoy una nueva propuesta salarial al Frente Gremial Docente quienes anticiparon que pondrán a consideración de las bases de cada uno de los gremios quienes serán los que decidan si se levanta la medida de fuerza que ya lleva más de una semana.

El ministro de Planificación, Economía e Infraestructura, Santiago Pérez Pons y la ministra de Educación, Daniela Torrente, fueron quienes presentaron la nueva propuesta que consiste en un aumento del 15% desde marzo, como así también un piso del 34,6% para todo 2021, más el cumplimiento de la cláusula gatillo.

Después de una semana de paro docente, hoy martes se reemprendieron las negociaciones para determinar una solución. Los 18 gremios docentes de Chaco se encontraron con representantes del Estado.

Estas reuniones se dieron tras la conciliación obligatoria forzada por la Dirección de Trabajo, con el objetivo de frenar la situación de paro y comenzar la búsqueda de una resolución para el conflicto. Pérez Pons planteó ayer una estructura de incremento, pero sin monto alguno, lo cual fue rectificado hoy.

Es así que el gobierno prometió, de aceptarse la propuesta, el establecimiento como piso de pauta salarial “la determinada a nivel nacional con un incremento del 34,6% sobre el valor de punto para el año 2021”. A su vez, se aseguró que se aplicaría la cláusula gatillo.

De llegarse a un compromiso, entre esta medida y un aumento del 15%, el salario básico para este mes de marzo ascendería de $12.174 a $14.421. A esto se sumaría una suma remunerativa no bonificable de $2.500 en consecuencia a lo adeudado de 2020.

La reacción de los sindicatos, de momento, oscila desde la indecisión hasta el rechazo: si bien Eduardo Mijno de Sitech Federación contempló necesario poner la propuesta a consideración de los docentes, Damián Kuris de Fesich Sitech Castelli se retiró de las negociaciones tras la oferta.

Condiciones laborales

Además de la cuestión salarial, los gremios también piden una respuesta por parte del ejecutivo a la problemática sanitaria en plena situación de pandemia. El equipamiento enviado por el Ministerio de Educación de la provincia para tareas de desinfección y limpieza fue considerado como insuficiente, y la campaña de vacunación prioriza en sus listas a maestros de jardín de infantes, en su mayoría jóvenes, en lugar de docentes de mayor edad.

Al mismo tiempo, muchas escuelas se encuentran en deterioro, y algunas carecen de cañerías y tienen sistemas de suministro de agua defectuosos. “Al norte de la ciudad, en Villa Río Negro, en la 835 tampoco hubo clases presenciales con el 90% del personal de paro y sin suministro de agua en el edificio”, afirmó una directora en las últimas semanas.