Paola Benítez, ministra de Salud de la provincia de Chaco, aseguró que el 80% de los pacientes que van a asistencia respiratoria mecánica por COVID-19 fallecerán.

La funcionaria mencionó esto en medio de la creciente ola de contagios en la provincia, especialmente en las localidades del Sudoeste. Argumentó que esto se debe a “algunos incumplimientos de medidas que se han dispuesto desde el Ejecutivo y que están puestas para el cuidado de la salud”.

“Vemos diferentes reuniones que generan aglomeración de personas que son las que terminan impactando en el aumento exponencial de casos que hoy vemos y esto lamentablemente tiene un costo el cual se mide en vidas”, explicó la ministra.

Comentó a su vez que últimamente se identificó un gran incremento de casos en el sudoeste de la provincia, en ciudades como Charata, Las Breñas y Villa Ángela. Destacó además que “lamentablemente notamos un aumento considerable de casos en Sáenz Peña”.

“Lamentablemente, independientemente de la edad que tenga, nadie está exento de contagiarse y de requerir asistencia respiratoria mecánica”, contempló Benítez, y añadió: “Esto no se soluciona con más camas y más respiradores, ya que con estos elementos solucionamos la asistencia médica a los pacientes que lo requieren, pero no aseguramos la disminución de la mortalidad por esta enfermedad”.

Campaña de vacunación

Durante la mañana de hoy, llegaron a Chaco 5.400 dosis de la vacuna china Sinopharm, las cuales serán distribuidas por medio del plan de vacunación. Durante la entrega estuvo presente la ministra de Salud de la provincia, Paola Benítez.

Además, la campaña de vacunación comenzará a ampliar el rango de personas que pertenecerían al grupo de riesgo, y de esta manera incluirá a quienes estén en hemodiálisis, hayan recibido un trasplante o tengan síndrome de Down. Al mismo tiempo, continúa la inoculación de mayores de 60 años con turnos.