Momentos de tensión se vivieron en la mañana de este martes durante el desalojo y clausura de los puestos de comidas ubicados en la Plaza 25 de Mayo por parte del personal del Municipio de Resistencia. La situación tuvo su punto más candente cuando el dueño de uno de los “carritos” se encadenó a la estructura y amenazó con hacer volar una garrafa de gas.

Ante esta cuadro la jueza de Faltas del Municipio, Zulema Gialdroni se hizo presente para mediar entre los funcionarios municipales y los puesteros. En declaraciones a Radio Provincia, uno de los representantes de estos últimos anunció que el jueves habría una reunión entre las partes, en las oficinas de la magistrada, para intentar llegar a un acuerdo.

Más allá de esto, desde el Municipio adelantaron que “esta gestión tiene como premisa hacer respetar las normas vigentes que estipulan que este tipo de puestos no pueden funcionar en espacios públicos”. Además advirtieron que este tipo de operativos continuarán en distintos puntos de la ciudad.

El subsecretario de Industria y Comercio municipal, Sergio Vallejos recordó que semanas atrás se hizo un procedimiento similar en un puesto de venta de carnes ubicado sobre ruta 11. “No buscamos que la gente se quede sin trabajo, solo queremos que las normas se respeten”, dijo a Radio Provincia.

Al ser consultado sobre los alcances de la decisión el funcionario fue tajante al asegurar que todos los puestos fijos que no estén contemplados en las normas van a ser desalojados. “No son situaciones fáciles y no se van a solucionar de un día para el otro, pero es una decisión del Municipio avanzar en esto”, mencionó.