Afirmaron que permitieron la deforestación indiscriminada de bosques que estaban protegidos por ley.


La ONG Greenpeace advirtió que las inundaciones que sufren actualmente las provincias del norte y el litoral del país se deben al aumento de las precipitaciones por el cambio climático y a la destrucción de los bosques nativos. Además del avance de la frontera agropecuaria, Chaco es la provincia donde más bosques se destruyeron.

“Las inundaciones que recurrentemente sufrimos todos los veranos no son un fenómeno natural, son consecuencia del cambio climático y de que Argentina sea uno de los diez países del mundo que más deforestan. Estamos perdiendo a nuestra esponja natural por el avance descontrolado de la soja y la ganadería intensiva. Menos bosques es sinónimo de más inundaciones”, explicó Hernán Giardini, coordinador de la Campaña de Bosques de Greenpeace.

El Instituto de Tecnología Agropecuaria confirmó que una hectárea (has) con bosque absorbe 300 milímetros en una hora, mientras que una de pasturas 100 milímetros y una con soja solo 30. De acuerdo con Greenpeace el 80% de la deforestación del país se concentra en Santiago del Estero, Salta, Chaco y Formosa.

La mayoría de los bosques deforestados en la provincia estaban protegidos por la Ley de Bosques, el desmonte ilegal fue de 54.327 de 103.908 hectáreas en los últimos tres años. La ONG denunció que el gobierno actual colaboró con los grandes empresarios agropecuarios para permitirles la tala indiscriminada. Contabilizaron 67 fincas con una superficie de 51.768 has. casi tres veces el tamaño de Capital Federal. Además explicaron que si no se respeta la ley que salvaguarda los bosques del país pondría en riesgo tres millones de has de “El Impenetrable“.






Comentarios