La causa que investiga el robo de 200 toneladas de leche en polvo en Chaco tuvo un avance fundamental en las últimas horas: uno de los tres detenidos declaró bajo la figura de "arrepentido colaborador" y brindó detalles importantes.

El acusado, que pasó 15 días privado de su libertad, relató cómo fue la operatoria del robo de un depósito de Salud Pública en el que se guardaban al menos 200 toneladas de leche en polvo, destinada a escuelas, centros de salud e instituciones de zonas vulnerables del interior chaqueño.

El "arrepentido" contó que la leche tuvo dos destinos: por una parte, para ser vendida en la provincia y por el otro, a mayor escala, para ser fraccionada en bolsas de 10 kilogramos y ser transportada a otra provincia.

A su vez, reveló que las cajas donde se guardaban los insumos fueron quemadas y que incluso una reconocida heladería de Resistencia estuvo involucrada para comprar "de buena fe" la leche para producir sus helados, según lo publicado por Diario Chaco.