Una menor de 13 años, en estado de desnutrición, falleció tras dar a luz a un bebé prematuro, que también murió.


La muerte de la adolescente wichi de 13 años en un hospital de Resistencia por un cuadro de desnutrición, neumonía e infección tras dar a luz el martes a un bebé prematuro que también murió, será investigada por la justicia de Chaco como “abuso y abandono familiar”, según informó el ministerio de Desarrollo Social provincial.

“Dos días antes del fallecimiento se hizo la denuncia ante la Unidad Descentralizada de Atención a la Víctima y al Ciudadano del Ministerio Público Fiscal”, afirmó la subsecretaria de Niñez, Adolescencia y Familia de Chaco, Julieta Tayara.

La funcionaria dijo que “siguiendo el protocolo, la coordinadora de la Línea 102 de ‘Atención Primaria y Urgencia’, Mónica Elizabeth Ávalos, hizo la denuncia para que la situación sea investigada en sede judicial”.

La denuncia fue impulsada por ese organismo del gobierno chaqueño “tras tomar conocimiento del caso por una comunicación oficial que llegó de una médica del Hospital Perrando“, donde murió la niña, añadió Tayara.

El ministerio de Salud informó el martes que la menor de edad fue madre de un “bebé prematuro extremo, que luego de nacer con signos vitales mínimos, falleció”.

La adolescente había sido sometida a una intervención quirúrgica “de urgencia, debido a que corría riesgo su vida y la del feto”, añadió Salud.

Poco antes del deceso de la menor de edad, el procurador adjunto del Superior Tribunal de Justicia provincial, Miguel Fonteina, afirmó que la convivencia de la adolescente con un joven de 18 años “podría ser un agravante” porque “ingresó al hospital con un cuadro de desnutrición y en el examen médico se detectó el embarazo”.

Fonteina consideró que esa situación era motivo suficiente para “el inicio del proceso penal y por la edad de la adolescente correspondería la detención, como en cualquier otro caso de denuncia de violación“.






Comentarios