La medida de fuerza afecta a Trelew, Bahía y ramales en Rawson. Los choferes de "El 22" reclaman los sueldos del mes pasado.


Los choferes de colectivos del transporte urbano de pasajeros de Rawson y Trelew llevan adelante desde esta mañana un paro que afecta a más de 30.000 usuarios del noreste de Chubut. La medida comenzó a las 8:00 horas de este lunes, el delegado local de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), José Pérez había advertido a las empresas que “si para hoy no tenían acreditado el sueldo del mes pasado”, iniciarían un paro porque estaban “cansados que todos los meses pase lo mismo”.

La medida de fuerza afecta a todas las unidades de la empresa “El 22”, que presta el servicio urbano en Trelew, Bahía, y cubre los ramales en Rawson. A esta situación se suma el paro de actividades que iniciaron los trabajadores de la línea de media distancia entre Playa Unión y Trelew. La huelga regirá hasta nuevo aviso, comenzó por la falta de la liquidación en los salarios.

El dirigente gremial agregó que “hasta este mediodía hay una tregua con todas las empresas de media distancia que si no reciben lo que le deben atrasado también pararán porque tienen que optar entre pagar los sueldos o cargar combustible“.

Los choferes de la empresa El “22” de Trelew nuevamente de paro por falta de pago.

Pérez también salió al cruce del gobierno provincial que “le vive echando la culpa al presidente Macri porque le quitó el subsidio y eso no es así, porque el gobierno provincial de Mariano Arcioni firmó el pacto fiscal donde quedaba claro que la quita del subsidio venía implícita, así que no se haga el desentendido”. Aunque, Chubut tiene un sistema de subsidio para la tarifa que se canaliza por la vía municipal, es decir que “baja” a las cuentas locales y de ahí se deposita en las cuentas bancarias de las empresas.

En el caso de Trelew, la empresa “El 22” recibe un subsidio mensual de 8.500.000 de pesos que, tras al pacto fiscal, dejó de pagar Nación y lo deben afrontar los locales en una proporción de tres millones por parte de la municipalidad y $5.500.000 que debe aportar la provincia.

“Pero la provincia se demora y no llega la plata, entonces la empresa nos dice ‘no podemos pagar el sueldo’ y así estamos todos los meses, y la verdad es que ya no damos más con la paciencia“, manifestó Pérez. Por su parte, el subsecretario de transporte, Gustavo Pinchulef reconoció el atraso y sostuvo que están haciendo “todos los esfuerzos posibles para cumplir con las obligaciones, pero no es fácil”.






Comentarios