Para el programa Seguila! de la Municipalidad de Rafaela, casi no hubo descanso: terminaron en diciembre ya retomaron las actividades en este mes de enero, en su cuarto año de trabajo consecutivo. En esta oportunidad, son beneficiarios quienes preparan una materia por primera vez, ya sean nuevos inscriptos o quienes ya rindieron en otra etapa. Y en febrero, quienes tengan que volver a rendir la materia o no se hayan presentado por distintas razones.

Actualmente, el equipo de trabajo se encuentra compuesto por 17 profesores y 5 tutores, y son 50 los y las estudiantes beneficiarios del programa.

La modalidad de trabajo es tanto virtual, por WhatsApp, Zoom o Meet, en horarios flexibles, como presencial. El acceso a una u otra modalidad se acuerda con cada estudiante. En este caso los encuentros son en el Archivo Histórico y Biblioteca Municipal, en horarios fijos, respetando el protocolo Covid. Es para valorar que el espacio de la Biblioteca no sólo se utiliza como lugar de estudio sino que, también, se aprovechan los libros y accesibilidad para complementar los encuentros.

Uno de los puntos a destacar de este programa insignia de la Secretaría de Educación es el carácter casi personalizado que se le da a cada estudiante, de acuerdo a sus particularidades, necesidades y circunstancias de vida. Por eso, desde su creación los números son contundentes: más de 1000 estudiantes accedieron al Seguila!, y de los cuales 300 lograron su título secundario.

Por cualquier consulta se pueden comunicar al teléfono de la Secretaría de Educación al teléfono 504333 o 504339.

Un nuevo desafío

Para la coordinadora del programa, Doris Chacón, se trata de un año con muchos desafíos, teniendo en cuenta las características que se tuvo que adoptar durante el 2020, y que lejos de debilitar el trabajo con estudiantes, lo fortaleció.

“Pudimos experimentar nuevas formas de estudio, los vínculos se hicieron más fuertes, y tanto profesores como tutores tratamos de sostener el estudio acompañando, guiando, dando fuerzas a nuestros estudiantes desde la virtualidad”, expresó.

“En este 2021, la disponibilidad horaria ya no es un impedimento para no poder tener una clase, ya que tenemos la opción de la virtualidad, las clases llegan por WhatsApp grabadas y el estudiante la puede ver en el momento que este libre y en su casa, aquellos que pueden presencialmente tenemos el archivo y biblioteca con horarios durante la mañana, siesta y tarde”, explicó.