El intendente de Rafaela Luis Castellano anunció en la tarde de este miércoles que se comenzará con la toma de medidas (las llamó “acciones”) para disminuir la cantidad de contagios de coronavirus en la ciudad, que ayer sumó otros 101 contagios (tres cifras, por segundo día consecutivo). “Hoy debemos informar que los números son estrepitosamente superiores a lo que veníamos analizando y la verdad que nos preocupa muchísimo”, dijo el Subsecretario de Salud, Dr. Martín Racca.

Estas fueron las siguientes:

  • Teletrabajo en el ámbito municipal, con burbujas y con turnos. Sugerencia al privado de que imite lo máximo posible, al menos, por las próximas dos semanas.
  • Suspensión de actividades culturales y eventos por dos semanas, comenzando desde este fin de semana.
  • Prohibición del “tercer tiempo” luego de las actividades deportivas amateur, que seguirán estando habilitadas.
  • Bares y restaurantes deberán atender al público en las veredas. Sigue el aforo del 30%. “Hay que ser muy creativos: usar algún gazebo, calefacción... hay que encontrar medidas alternativas”.
  • Mayor control del cumplimiento de los protocolos en lugares de alto tránsito. Castellano mencionó dos: supermercados (”va toda la familia a comprar”) y bancos (”están haciendo esperar en el interior del banco y no afuera”).
  • El comando unificado determinará en una reunión que se llevará a cabo este jueves cómo se controlará el espacio público, en donde además, se llevará a cabo una campaña de concientización.
  • Instaron a los fiscales “a cumplir el rol que tienen que cumplir y que hagan cumplir las medidas que están en el DNU. Es una acción clave para que las fuerzas de seguridad se sientan respaldadas”.

Castellano volvió a insistir con los cuidados individuales: “si como comunidad no entendemos que podemos ser parte y creemos que solo le puede pasar a otro, estamos en la peor de las situaciones. Parece cansador volver hablar de los cuidados. Hace más de un año que lo estamos diciendo. Esto es de vida o muerte”.

Durante la conferencia de prensa, de la cual también participó Germán Bottero, el Presidente del Concejo Municipal, el subsecretario de Salud Martín Racca, la coordinadora de Epidemiología Sandra Cappello y el director del Hospital Diego Lanzotti, se marcó claramente un durísimo panorama sanitario, especialmente, en el “Dr. Jaime Ferré”. Lanzotti dijo que están justos con el oxígeno. Si no hubiéramos cambiado el tubo el año pasado (NDR: se duplicó la capacidad), hoy no daríamos a basto”.

“Lo que perseguimos con algunas de las acciones anunciadas es lograr más tiempo para llegar a vacunar a la mayor cantidad de personas posible, sobre todo la mayor de 60 años y menores de 60 con comorbilidades. De esa manera vamos a descomprimir el uso de camas críticas del Hospital. Hoy, los mayores de 60, la mayoría está vacunada. Debe seguir cuidándose. Y la población menor de 60 años, sobre todo el menor de 40, - continuó - en donde sabemos que es más dificultoso el cumplimiento de protocolos y medidas de autocuidado, les vamos a decir que la vacunación les llegará en última instancia, está último en la cola. En relación con esto, estamos viendo que las personas que están internadas, las que están complicadas son cada vez más jóvenes. Si por cualquier motivo nunca se cuidaron, es un buen momento para hacerlo. Si se afecta a la población más joven, empeoraría toda la cuestión”, dijo Racca

Rebrote, no segunda ola

Sandra Cappello aclaró que lo que pasa Rafaela no es una “segunda ola”, sino un “rebrote” de la primera, dado que bajaron los casos, pero nunca dejamos de tenerlos. “Lo que nosotros tenemos ahora es un rebrote, un aumento de la incidencia exponencial, algo que ni siquiera nosotros pensamos que nos iba a pasar en Rafaela porque creíamos que la población había entendido”.

En cuanto a la “segunda ola”, la especialista dijo que “es otra pandemia que está viniendo. Las reinfecciones van a llegar, las nuevas cepas van a llega, o sea que nos van a encontrar muy mal. Esa es otra pandemia. Europa está viviendo otra situación, nosotros tenemos una situación de descontrol. Hay un descontrol en las medidas de prevención y hay un descontrol en el sistema sanitario porque nosotros ya no sabemos más que atajar primero. Es muy preocupante”. Y alertó que, tal cual como ahora pareciera afectar a adultos más jóvenes, probablemente ataque a niños en un futuro.

“Para este virus, o para las nuevas variantes, las medidas de prevención son exactamente las mismas: hay que reducir la circulación de gente, hay que evitar el contacto interpersonal, no tenemos tiempo. Sabemos que la pandemia empezó pero no sabemos cuándo va a terminar”. Capello agregó que “vamos a tener que aprender a vivir diferente, con muchos cuidados, hasta que se pueda vacunar a la mayor cantidad de la población y hasta que aparezcan algunos tratamientos que nos alivien el sistema de salud”.

Utilizar los recursos de la mejor manera

A su vez, Diego Lanzotti (quien se mostró muy conmovido) expresó que “vemos con muchísima preocupación que estar sin camas de terapia intensiva es muy estresante para todos. El personal está muy estresado, más allá de los esfuerzos que se están haciendo desde los distintos estamentos que nos están acercando equipamiento y personal para poder mantener el funcionamiento del Hospital. Estamos trabajando con el sector privado para poder aumentar la cantidad de camas y, con ello, el recurso humano para poder atender”. El Hospital contaba hasta el miércoles a la noche con solamente dos camas disponibles en la UTI y tres en sala general.

“La realidad es que tenemos pacientes desde 27 años que se encuentran graves con COVID-19 hasta 95 años, con un predominio de internados - en grave estado – de 46 años. Es una situación sumamente grave y muchos de ellos son amigos que tenemos en nuestra comunidad. Estamos tratando de usar de la mejor manera los recursos que tenemos”, aseguró.

Apoyo del Concejo

Por último, Germán Bottero manifestó que “más allá de la circulación prohibida, entre las 00:00 y las 06:00 de la mañana, de alguna manera se trata de que todo siga lo más normal posible. Pero esta situación se ha ido desbordando de manera tal que, cuando los responsables de la salud de la ciudad y de la Región de Salud dicen que están a punto de quedarse sin camas y sus recursos humanos están estresados y a punto de colapsar, que la cantidad de casos está superando aquellos picos del año 2020, obviamente que la política también tiene que tomar esto y reaccionar. Desde el Concejo Municipal estamos acompañando. Hablamos con el intendente y le manifestamos que tiene nuestro apoyo para las decisiones que tenga que tomar y lo va a poder hacer y que tiene nuestro apoyo”, remarcó