El gobernador Omar Perotti anticipó que este viernes se anunciará que más pueblos volverán a tener clases presenciales. Pero, en los grandes conglomerados urbanos de la provincia, “la evaluación es distinta”.

Las declaraciones las realizó en el marco de una recorrida por la repavimentación de la ruta 70, entre Rafaela y Presidente Roca.

“Ustedes están viendo que ya hay más de 200 localidades en donde hemos vuelto a las clases presenciales. En el día de mañana (por este viernes) se van a sumar algunas localidades más”, indicó y agregó: “Donde la situación epidemiológica lo va permitiendo y el número de casos está en franco descenso, lo estamos haciendo”.

“¿Qué nos quedan? Los departamentos que han estado en alerta (departamento Rosario y La Capital), nos quedan ciudades que han tenido picos muy fuertes (Rafaela ha sido una de ellas, Reconquista - Avellaneda hoy, lo que ha sido Villa Constitución, San Lorenzo, Venado Tuerto, Casilda). Allí hay una evaluación distinta”, remarcó.

En todos los otros lugares, la idea es mantener el ritmo de incorporación de presencialidad. Ojala podamos, con el cierre de la semana epidemiológica, podamos seguir avanzando. La provincia se preparó para tener presencialidad. Tenemos a todos los docentes vacunados. Lamentablemente, el ritmo de contagios que tomó la pandemia, con estas cepas mucho más agresivas, han tomado a mucha más gente joven que ocupa espacios en camas críticas que las ocupa por más tiempo”, describió. .

En la provincia, hubo días que las camas críticas se contaron con los dedos de la mano. Todos somos conscientes de que nos gustaría retomar actividades. Nadie discute la importancia de la presencialidad en la educación. Queremos educación de calidad para la provincia y eso se consigue si podemos tener presencialidad”, completó.

“Si seguía ese ritmo de contagio, nos quedábamos sin camas. Y esas podían ser para los alumnos, para los padres, para los abuelos... Todos tuvimos que hacer un esfuerzo quitando movilidad. Ahora tenemos claro que no va a haber ninguna habilitación ni autorización de horarios diferentes. La prioridad la tiene la vuelta a clases. Allí se concentra todo el esfuerzo”.