Según informó el Ministerio de Salud, 20.906 nuevos casos y 212 muertes por coronavirus se registraron en las últimas 72 horas en el país. Los infectados en todo el país son 1.634.834, y las víctimas fatales, 43.375. En tanto, suman 1.447.092 los pacientes dados de alta.

En las últimas 24 horas, según los datos del Gobierno, hubo 5240 nuevos casos y 56 muertes: 33 hombres y 23 mujeres. Entre el 31 de diciembre y el 1 de enero hubo 15.666 contagios y 156 personas fallecidas.

Ante el crecimiento de casos de contagio en los jóvenes, el presidente Alberto Fernández les recomendó: “Tengamos presente que la pandemia no terminó, no podemos jugar con fuego, el virus está circulando”. Sostuvo también que son los que “más se descuidan” ante el COVID-19, reclidió que mantengan las medidas de prevención de contagios y recordó que “la pandemia no terminó” aunque ya comenzó a ejecutarse el plan de vacunación.

Las playas de Pinamar abarrotadas.Diego Medina (CUSTOM_CREDIT)

Por estos motivos la provincia de Buenos Aires analiza implementar una serie de restricciones, según declaraciones del jefe de asesores del Ministerio de Salud bonaerense Enio García. Los contagios de coronavirus, aumentaron exponencialmente en el distrito en diciembre y el lunes al mediodía el comité de expertos se reunirá con el gobernador Axel Kicillof para presentarle informes y un plan de posibles soluciones.

“No nos va a quedar otra opción que hacer un pool de restricciones, de lo contrario, no va a funcionar”, señaló el experto en Salud Pública en diálogo con radio “Rivadavia”. Y alertó sobre un “relajamiento” en la población que preocupa a las autoridades. Esa distensión, según sostuvo, tendría que ver con que “se hayan sacado todas las restricciones” y “la llegada de la vacuna”, que habían generado “una sensación de riesgo muy bajo”.

Empezó la distribución a las provincias de las vacunas rusas.

Sobre las versiones de un “toque de queda” nocturno. García aclaró: “Algunos países del mundo lo están implementando y la OMS recomienda la restricción de horarios, que afecta el tema de los bares, pero hay que tener cuidado porque puede derivar en fiestas clandestinas”.

La idea, según el epidemiólogo sería regular la circulación de personas. Puede ser desde un mayor control en el transporte público. “Al comienzo de la cuarentena, estaba en un 20% la circulación normal y ahora está en un 90. Sabemos que no podemos llegar de vuelta a esa movilidad del 20, pero si bajamos de los 90 va a tener un impacto en la curva de contagios”, subrayó.

Otro de los puntos críticos que la Provincia está analizando son los viajes turísticos a la Costa Atlántica. García admitió que están tratando “de ser un poco más puntillosos en eso”. Y señaló que “Mar del Plata es justo uno de los lugares donde vienen subiendo fuerte los casos”.

A su vez, recordó que “en el interior de la Provincia la estructura sanitaria no tiene el tamaño de la que tiene el AMBA. A medida que te vas alejando de la Ciudad de Buenos Aires se va poniendo más flaco el sistema de salud”. Por eso llamó a “cuidar fuerte el interior y la Costa”.

Malvinas Argentinas se encuentra entre los primeros 15 distritos del AMBA con más contagios cada 100 mil habitantes

Según advirtió García, el desafío no será sencillo: “No creo que haya una solución, una restricción, es un conjunto de medidas que se toman. Todas tienen sus agujeros, pero entre un conjunto de medidas logramos que la curva baje” y recordó que esto fue lo que se hizo en invierno, que era “la peor temporada”.

Para finalizar, el epidemiólogo reconoció que “fue muy rápida la vuelta de casos” y que “va a ser difícil volver a controlarlos”, pero se mostró esperanzado en que el pool de medidas “va a tener impacto”.