La familia de un niño de 8 años que perdió la vida en un accidente doméstico en San Pedro, decidió donar sus órganos y así poder salvar la vida de cuatro pacientes que se encontraban en lista de espera.

El pasado jueves 26 de agosto, en Colonia Yabotí, a unos 30 kilómetros de la zona urbana de San Pedro, un menor de 8 años fue baleado accidentalmente por su hermano mayor, cuando este último limpiaba un rifle calibre 22 en el patio de la vivienda.

Según las primeras averiguaciones, el menor de ocho años terminó con una herida de arma de fuego provocada por su hermano mayor de 15 años y, fue derivado de urgencia al Samic de Eldorado, donde estuvo en estado crítico y luego trasladado a Posadas donde se produjo su deceso.

La familia del niño tomó la decisión de donar sus órganos, convirtiéndose así en el décimo octavo donante en Misiones en lo que va del año. La ablación multiorgánica se realizó en el Hospital Pediátrico de Posadas donde estuvo internado hasta el momento de su deceso.

La actitud solidaria de sus padres permitió destinar sus órganos a seis trasplantes en niños que se encontraban en lista de espera.

El procedimiento comenzó el viernes y estuvo a cargo de un equipo de profesionales del Centro Único Coordinador de Ablación e implantes de Misiones (CUCAIMIS). Para ello, se necesitó tanto la autorización de la Justicia de Menores y además, de la familia del niño. Se ablacionaron el corazón, riñones, hígados y corneas.

Según se pudo saber, los órganos fueron distribuidos a distintos puntos del país, entre ellos el Hospital Garrahan. Salvo uno de los riñones, el cual quedó en la provincia y será destinado a un paciente misionero.