Un joven de 21 años denunció que el sábado por la tarde dos delincuentes se hicieron pasar por policías, se bajaron de un auto y le gritaron que se pusiera contra la pared. Simulando una supuesta requisa durante un operativo, le robaron el celular y huyeron.

El caso ocurrió en plena vía pública cerca de las 15.45, por la avenida Chacabuco y Tomas Guido.  En ese momento se detuvo un vehículo de color oscuro del que bajaron dos sospechosos que dijeron ser efectivos de la fuerza. Ambos vestían ropa informal y uno de ellos comenzó a revisarle los bolsillos hasta que se apoderó de su celular LG k40.

El joven que ya había dado cuenta de lo que sucedió, se colgó de la puerta del automóvil en el que intentaban huir, pero fue arrastrado y cayó al suelo. El automóvil era un Ford Fiesta pero la víctima no alcanzó a ver la patente.

Los investigadores solicitaron colaboración a personal del sistema de videovigilancia para detectar el movimiento del vehículo en ese sector de la ciudad.