Por razones de "seguridad nacional" la delegación de Pakistán de Fútbol de Salón, que venía a participar del Mundial en Misiones, fue deportada en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza. Siete de los jugadores del plantel fueron retenidos en Dubai y el resto deportado desde Ezeiza.

Desde Migraciones informaron a Clarín que "fue un pedido de Cancillería", aunque desde el ministerio de Relaciones Exteriores y Culto argumentaron que "fue una decisión de Seguridad".

En Montecarlo comenzó el domingo a la noche el 12º Mundial de Futsal Misiones. Tanto la Confederación Argentina de Fútbol de Salón (CAFS) como la Asociación Mundial de Futsal (AMF) informaron que la Cancillería argentina solo les dio la "seguridad nacional" como razón para la deportación.

La CAFS informó que al denegarles la visa y porque eso ocurrió a menos de 48 horas del comienzo del Mundial de Futsal, la plaza correspondiente a Asia -que ocupaba Pakistán- no pudo ser ocupada por otra selección.

Según lo declarado por un representante del país asiático citada por Clarín, la decisión obedece "a un error de la Embajada de la Argentina, que no había subido el detalle de los visados de nuestro lado del sistema".

Pakistán debía jugar contra Brasil, ambos integrantes del Grupo A del Mundial junto a Paraguay y Uruguay. Este es considerado el grupo más difícil de la primera ronda. Ahora jugarán un triangular.

El comunicado oficial desde la Confederación Argentina de Futsal: "El inconveniente con la Selección de Pakistán excede completamente a lo organizativo tanto de la CAFS como de la AMF. Siete de los integrantes del plantel fueron retenidos en Dubai y el resto del plantel fue deportado al llegar a Ezeiza debido a que Cancillería Argentina les denegó las visas dando como única razón que es un tema de Seguridad Nacional. Dado que el hecho sucedió a menos de 48hs del comienzo del Mundial y que la plaza que ocupa es la de Asia, no hubo posibilidad que lo reemplace ninguna selección".