Los choferes de ómnibus adheridos a la UTA adhirieron a la medida de fuerza nacional y paralizaron el transporte.


El transporte urbano de pasajeros se paralizó esta noche y dejó sin movilidad a miles de personas que finalizan tarde sus tareas o comienzan temprano su trabajo. Los gremios locales se plegaron a lo dispuesto por la Federación de Empresas de Transporte Colectivo de Pasajeros.

La federación informó que la medida fue adoptada tras fracasar la negociación paritaria en el Ministerio de Trabajo, para las empresas de corta y media distancia del país. Continuarán hasta el jueves, fecha fijada para una nueva audiencia, entre las 22 y 6 horas.

También amenazaron con una profundización del conflicto si esta semana no alcanzan un acuerdo con las patronales del transporte.  Señalaron que no recibieron “ninguna respuesta a nuestra legítima pretensión, en detrimento de la dignidad de los trabajadores, afectando fuertemente en el poder adquisitivo de nuestros haberes”.

Abogaron además por la realización de medidas pacíficas, con respeto a su derecho a la protesta por resultar frustradas las negociaciones previas. “Solicitamos comprensión pidiendo que no castiguen al pueblo trabajador en la justa manifestación de su reclamo”, señaló el comunicado firmado por Jorge Kiener, secretario de Interior de la UTA.






Comentarios