Los contagios del año pasado se habían producido en el cruce de la frontera con Brasil.


Debido a la publicación de La Nación en la que alerta de que Iguazú estaría en “zona de riesgo por la fiebre amarilla”, Cristian Biscayart, director de Enfermedades Inmunoprevenibles de la secretaría de Salud de la Nación aseguró que “no hay casos de fiebre amarilla en Cataratas”. En el mismo sentido, el ministro de Salud de Misiones, Walter Villalba declaró al mismo medio que “están aseguradas las condiciones para que turistas que visiten Iguazú, no deban vacunarse contra la enfermedad, dado que en la provincia ya han logrado el 95% de índice de vacunación antiamaríllica”.

Biscayart descartó riesgos para los turistas respecto a la enfermedad, y el ministro de Salud remarcó: “No hay notificación de casos de contagios ni en monos en Misiones”. Al respecto de este tema, el diputado nacional por Misiones, Maurice Closs cuestionó el artículo del medio, “lamentable que los medios nacionales no chequean la información y se comen las operaciones de aquellos que compiten de manera desleal para captar turistas. Una vez más, y sin que exista un sólo caso, vuelven a hablar que en Misiones hay fiebre amarilla”, expresó en su cuenta de Twitter.

De todas maneras, se han detectado casos de fiebre amarilla en el país durante el 2018. Aunque esas personas no estaban vacunadas y contrajeron la enfermedad al cruzar la frontera con el Brasil. De hecho los últimos registros de la Organización Mundial de la Salud con respecto a la fiebre amarilla datan de 2017 en el vecino país, principalmente en los Estados de Bahía, Rio de Janeiro y San Pablo.

En los últimos 20 años, Puerto Iguazú se posicionó como uno de los principales destinos internacionales de Argentina. Los Parques Nacionales multiplicaron su número de visitantes, donde Cataratas del Iguazú representan casi el 40% con 1.4 millones, de los 3.7 millones de visitantes que recibieron los Parques Nacionales en 2017 y 1,5 millones en 2018.






Comentarios