El sistema de salud de Misiones tembló esta semana en que se registraron casos de coronavirus en las ciudades brasileñas limítrofes con la provincia de Misiones.

El mandatario misionero acompañó la reunión del Comité de Crisis.

Ante el peligro en la frontera este, el gobernador Oscar Herrera Ahuad y sus funcionarios reforzaron la zona. En Bernardo de Irigoyen, el gobernador se reunió ayer con el comité de crisis. También recorrió Alba Posse y San Javier, los puntos de roce más conflictivos con Brasil.

En 48 horas, esas ciudades pegadas a la Argentina y con una circulación fronteriza constante, pasaron a tener 208 infectados del COVID-19. Las víctimas fatales son alrededor de 15, cerca de Misiones, donde hubo 37 casos y 2 muertes en la cuarentena.

Foz do Iguaçú la más importante del Estado de Paraná en el norte ya registra 149 casos y 3 muertos por ese mal. Dionisio Cerqueira en el corazón oriental de Misiones, frente a Bernardo de Irigoyen, sumó 13 casos (2 muertes), y Porto Mauá y Porto Xavier, pasos en balsas sobre el río Uruguay, suman 22 enfermos.

Las muertes más cercanas a la frontera argentina en Misiones son las de Foz do Iguaçú con 3 fallecidos, Dionisio Cerqueira (2 muertes); Esperança do Sul (1 fallecido); Tiradentes (1 fallecido); Mauricio Cardoso (2 muertos); Santa Rosa (2 muertos); Guaraní (1).

Son tres los estados brasileños que presionan con sus índices sobre Misiones. Paraná 9.233; Santa Catarina 13296; y Rio Grande do Sul 14.627 contagiados. Entre los 3 suman 37.156 casos, de los cuales se cuentan 849 víctimas fatales.

Por su parte, en Paraguay, el presidente Mario Abdo Benítez repitió que las fronteras permanecerán cerradas para mantener la contención del coronavirus, pese a las peticiones de los comerciantes de las ciudades limítrofes con Brasil.

Los casos que se acumulan en Brasil sobre ciudades fronterizas con Misiones y los tres estados que rodean a la provincia por el este: Paraná, Santa Catarina y Rio Grande do Sul. (Ministerio da Saúde)

Los reclamos más fuertes le llegaron al mandatario desde Encarnación, frente a Posadas, y desde Ciudad del Este, donde quieren abrir el puente a Foz do Iguaçú.

De visita en el departamento de Concepción, en el norte del país, Abdo Benítez se mantuvo firme. "Con el dolor en el alma, a quienes están sufriendo quiero enviarles un mensaje desde el norte, que ese sacrificio que están haciendo es para salvar la vida de inocentes", dijo el mandatario.

Abdo Benítez anunció que se fortalecerán los programas de subsidios, con una atención especial a los pobladores de localidades de frontera como Salto del Guairá, Ciudad del Este o Pedro Juan Caballero, entre otras grandes urbes.

Paraguay anunció su cierre de fronteras a mediados de marzo, como una de las primeras medidas para evitar la circulación del virus y la situación que vive Brasil, aleja la posibilidad de volver a abrirlas en el corto plazo.

De hecho, el Gobierno paraguayo ya ha avisado en otras ocasiones de que los colegios y las fronteras serán los últimos en volver a operar de forma normal.

Hasta la fecha, el país ha notificado 1.145 contagiados, de los que 11 han fallecido y 603 se han recuperado, por lo que el número de casos activos se sitúa en 531, según los datos publicados este lunes por el Ministerio de Salud, según EFE.