El gobierno provincial dispuso que en Posadas y el interior de Misiones se reanude la actividad religiosa en los templos con un estricto protocolo sanitario


Los fieles católicos vuelven a las misas con asistentes limitados y los de todas las religiones a la oración en sus templos luego de más de 60 días de cuarentena. No se permiten aglomeraciones y los párrocos, pastores y líderes religiosos serán responsables de las medidas sanitarias en cada lugar sagrado.

Las reuniones no deben superar un máximo de 40 (cuarenta) personas dependiendo del espacio físico de cada templo conforme a la cantidad de metros cuadrados según el protocolo sanitario aprobado.

En las celebraciones que se realicen en 50 metros cuadrados podrán asistir 5 personas; 100 metros cuadrados: 10 personas; 200 metros cuadrados: 20 personas; 300 metros cuadrados: 30 personas; y más de 400 metros cuadrados: 40 personas.

Así lo resolvió este miércoles el gobernador Oscar Herrera Ahuad con acompañamiento de los ministerios de Gobierno, de Salud y de Trabajo que aprobaron y controlan el cumplimiento del protocolo de seguridad e higiene.

La Subsecretaría de Culto de la provincia informó que están autorizadas todas las reuniones de culto, de confesiones religiosas y de las iglesias y templos registrados en Misiones.

En las actividades de cada culto deben respetarse normas de seguridad e higiene de acuerdo a las disposiciones provinciales y nacionales. El obispo de Posadas, Juan Rubén Martínez, recordó a sus párrocos y organizaciones religiosas de su diócesis el cumplimiento de las medidas sanitarias.

Los servicios religiosos solo se brindarán de 8 a 18:30; los templos deben ser limpiados y desinfectados; y los asistentes (no más de 40 en cada templo) deberán tener a su disposición alcohol en gel o desinfectante a base de alcohol y agua destilado, además de lugares para lavarse las manos e higienizar su calzado.

Los rezos durante el día, de 9 a 16, no deberán concentrar más de diez fieles. Por su parte, el obispo Martínez pidió el uso de copas individuales y panes u hostias preparados para cada fiel. Martínez solicitó que haya varias misas en cada parroquia entre las 8:30 y 18 y recordó la dispensa del precepto dominical a personas en situación de riesgo.

En ese sentido el obispo recomendó el uso de las redes para seguir las celebraciones de precepto, en especial la Radio Tupá Mbaé perteneciente al obispado y otros medios de comunicación. También señaló que la distribución de la comunión se realice solamente en la mano, debidamente higienizada, y continúa en suspenso la práctica ritual del saludo de la Paz.

El prelado pidió a sus sacerdotes y agentes de pastoral que cuidando las medidas sanitarias “continúen con el despliegue de la caridad en las obras solidarias habituales con los más pobres, los más vulnerables, los enfermos, los ancianos y los niños”. El comunicado episcopal difundido en la página web del obispado posadeño fue firmado por el presbítero licenciado Sebastián Escalante, canciller de la Diócesis de Posadas.




Comentarios