Tardó su tiempo, pero logró salir. Contra todo pronóstico y presunción. Se plantó ante sus peores miedos y recorrió los más profundos infiernos.

Deambuló a medias con la mirada perdida como todo aquel que está sufriendo en vida. Y por meses se mantuvo igual.

Viviendo media vida. La sonrisa quebrada y la cabeza ida. Tardó su tiempo pero logró salir.

Volvió a alzar los brazos para bailar. Una vez más, no paró de sonreir.

La tormenta pasó y finalmente se acomodó. No salió igual que como entró.

Pues algo adentro cambió. Ya no era lo que fue ni le interesaba serlo. Marcó un antes y un después que algo tan roto se haya vuelto a juntar.

Y dicen que ahora brilla más de lo que lo había hecho jamás. Puede que eso te sorprenda o no.

Pues, de tanto dolor solo puede salir amor. Le tomó su tiempo pero salió.

Y luego de meses en las tinieblas, ahora brilla tan fuerte como el sol.

Dicen que de tan solo mirarte te calienta el corazón.

Si tan solo supieran que lo que generó su don fue haber transitado el dolor que generó que se le partiera el corazón.