Autoridades del Ministerio de Desarrollo Social y el Copnaf, se reunieron con la congregación religiosa Hermanas Obreras Catequistas de Jesús Sacramentado. Ante la decisión de la organización de no renovar el convenio con el Copnaf, se busca una solución al problema. Desde el gobierno provincial, se asegura el cuidado de los niños y de los 15 trabajadores que se desempeñan en el lugar.

La ministra de Desarrollo Social, Marisa Paira, y la vicepresidenta del Copnaf, Alejandra Ramírez, realizaron una recorrida por el Hogar Ángeles Custodios. Por su parte, las hermanas, con el asesoramiento del Arzobispado de Paraná, propusieron ceder parte del edificio para que la institución siga funcionando allí.

“Hoy vinimos a recorrer el Hogar para encontrar una solución. La prioridad es un Estado que esté presente, y por esto seguiremos trabajando para garantizar el cuidado de los niños y la fuente laboral de los trabajadores del hogar”, afirmó la ministra Paira.

Por su parte, la superiora general de la Congregación, Liliana Moyano, dijo: “Desde la Congregación planteamos que no podemos seguir con el hogar, más que nada por una cuestión física”. Por último, Moyano expresó: “Queremos ver cómo se quiere solucionar para que se continúe lo que no podemos seguir”.