Mientras se cumplen los 60 días de prisión, el hombre acusado de practicar mala praxis goza de una quinta.


El conocido “cirujano del horror”, Daniel Ojeda, sospechado por la Justicia por casos de mala praxis, cumple una condena de prisión domiciliara de 60 días, hasta que termine la investigación en la que una paciente falleció por  “un paro cardiorespiratorio“. 

El hombre cumple la medida en su casa quinta de la Ruta 015 de Concordia, mientras que el fiscal Martín Núñez ya adelantó que apelará la decisión del juez. 

La decisión de la condena fue adoptada por el juez Mario Figuero, que prorrogó su prisión preventiva como había solicitado la Fiscalía, aunque por 60 días y en la modalidad domiciliaria, como pidió la defensa.

Por su parte, el hombre es acusado de practicar mala praxis para con una mujer de 45 años, de nacionalidad uruguaya, que falleció a raíz de un paro cardiorrespiratorio mientras se efectuaba una liposucción. Según los detalles que se revelaron en el momento del hecho, el febrero de este año, el fiscal de la causa reveló que su muerte era prevesible. 

En tanto a la autopsia de la mujer, reveló que la muerte se produjo “por un paro cardiorespiratorio, el cual fue provocado por una trombosis pulmonar”. Al mismo tiempo, se detectaron “ciertas circunstancias objetivas en el cuerpo” que “van a motivar otras medidas periciales sobre muestras de tejidos para tratar de confirmar, cómo fue la realización del procedimiento y lo que ocurrió luego del mismo”, según detalló el fiscal Germán Dir.




Comentarios