El principal sospechoso, su pareja, se suicidó en la comisaría en la que estaba detenido. 


Una embarazada de siete meses fue asesinada de un golpe en la cabeza en Federal y su bebé nació mediante una cesárea. Por el femicidio detuvieron a su pareja, que tenía una restricción de acercamiento a la víctima; quien finalmente, se suicidó al día después del asesinato de la joven. 

Se trata de Jésica Riquelme (26), cuya hija prematura permanece internada en grave estado en un centro de salud de Concordia.

Fuentes policiales informaron a Télam que todo comenzó cuando Jesús Sánchez (38), pareja de Jésica, llevó de urgencia a la joven hasta el Hospital Justo José de Urquiza de Federal, acompañado de un vecino.

Jesús Sánchez violó la restricción perimetral.

La mujer, que estaba embarazada de siete meses, murió minutos después de ingresar a dicho hospital a raíz de un fuerte golpe en la cabeza, e inmediatamente los médicos le practicaron una cesárea para salvar la vida de la bebé.

Tras el nacimiento prematuro, la hija de Jésica fue derivada al Hospital Masvernat de Concordia, donde se encuentra alojada en la sala de terapia intensiva.

Según las fuentes, Sánchez dijo en un primer momento que su pareja se había caído pero la Policía determinó que él tenía una restricción de acercamiento a Jésica tras una denuncia por violencia de género que la joven había efectuado.

Con esos datos, los efectivos de la comisaría de Federal lo aprehendieron como principal sospechoso de haber cometido el femicidio.

Además, la Policía realizó un allanamiento en la vivienda del hombre, en el barrio Salto, donde secuestraron un martillo para determinar si fue utilizado para golpear a la víctima.

De acuerdo al médicos, Jésica, quien tenía otros dos hijos de tres y cinco años con Sánchez, presentaba un fuerte golpe a la altura de la frente.

La causa quedó a cargo de la fiscal Eugenia Molina.

Por su parte, Mariana Broggi, coordinadora del Consejo de Prevención y Diseño de Políticas Públicas contra las Violencias (Coprev) de Entre Ríos, dijo que la restricción perimetral que pesaba sobre el acusado era por “noventa días” y que ese plazo aún no se había cumplido.

La dirigente indicó que junto a la ministra de Salud Sonia Velázquez, están “abocados al seguimiento del estado de salud de la bebé”, que continúa en neonatología. En relacíon a los otros menores, Borggi informó que si “el papá siga detenido y si no hay alguien de referencia en la familia, inmediatamente van a pasar a disposición de una institución”.






Comentarios