La intención de los padres es ayudar a Miriam y Gillermina, dos pequeñas que deben realizarse tratamientos costosos.


La campaña “Ayúdame a mirar” está llegando a su fin y Renzo Oliva se prepara para viajar a China y recibir el tratamiento para poder ver. El pequeño entrerriano, que en febrero cumple 2 años, sufre retinopatía. 

La familia tenía que juntar unos 50 mil dólares para poder cubrir los gastos del traslado y estadía, tratamiendo con células madres, medicación para seguir tratando al pequeño en Argentina y poder realizar controles en China de ser necesario. 

La solidaridad se hizo sentir y a través de donaciones anónimas, colestas en negocios y la ayuda de Javier Saviola junto a su mujer, la paranaense Romanela Amato, Renzo parte hacia el otro lado del mundo el próximo 15 de marzo. 

Estamos finalizando la campaña, juntando las urnas que nos quedan en los negocios y ya no estamos organizando eventos“, contó Javier, papá de Renzo, a Elonce. Pero este no es el fin para la ayuda solidaria ya que remarcó que ahora colaborarán con otras causas como la de Miriam y Gillermina.

“Aportamos nuestro granito de arena hacia otras causas que salieron a la luz, así como nos ayudaron a nosotros, queremos también colaborar con ellos”, comentó el padre de Renzo en el Zumbathon Solidario que se realizó para ayudar a la pequeña Mariam.

La familia Oliva parte desde la capital entrerriana el 15 de marzo y llegan a Beijín el 17 ya que el tratamiento comenzará al día siguiente. Renzo nació a las 25 semanas de gestación pesando 750 gramos y tuvo retinopatía del prematuro, lo que no le premitió desarrollen sus retinas.

Pese a que los médicos les dijeron que jamás podría ver, un caso en Mendoza encendió las esperanzas para que Renzo pueda ver el mundo que lo rodea. 






Comentarios