Se esperaba que el mayor desprendimiento se produjera durante la noche del lunes por la tormenta pronosticada, pero el agua fue escasa. 


Aparecieron nuevas grietas en la barranca de Diamante y esto incrementó la zona de emergencia alcanzando a más de 60 familias. El riesgo se extendió “hacia el norte del Cristo Pescador” según detallan desde Defensa Civil. Se esperaba que el desmoronamiento se produjera durante la noche del lunes pero no fue así El número de afectados, que en un principio eran 26 familias, llegó a los 64 y las autoridades remarcaron que están “a disposición de los vecinos afectados para continuar con las evacuaciones en dos establecimientos educativos de la ciudad”.

Además desde Defensa Civil informaron a Elonce que no hay “menores de edad en la zona más comprometida. Estos fueron trasladados a viviendas de familiares”. Durante la mañana del lunes se produjo el el primer “desplazamiento de uno de los bloques de la barranca”.

Las autoridades esperaban que la lluvia pronosticada para el lunes por la noche generara el desprendimiento más importante, pero como esta fue escasa la situación sigue alertando a los vecinos. “Ya está comprometido el Cristo Pescador, que hace 24 horas se creía una zona segura”, detallaron.

Los especialistas señalan que el derrumbe es “inminente”: “Se observa una grieta enorme y hay alerta por posible desbarrancamiento en las próximas horas”, señalaron y recordaron que se trata de una falla geológica, es decir, “cuando el desplazamiento es de la superficie hacia abajo”, según explicó el jefe de bomberos voluntarios local, Matías Albornoz.

Ya son 64 las familias evacuadas por el “inminente” derrumbe en Diamante.




Comentarios