El gobierno municipal de Oberá trabajará para encontrar alternativas ante el evidente colapso del cementerio "La Piedad". Por año, unas 390 personas son inhumadas y actualmente queda espacio para unas 200 inhumaciones.

En ese sentido, el municipio buscará a los contribuyentes que tienen familiares que llevan 30 años inhumados, sin pago alguno. "En 3 meses no habría más lugar según nuestras proyecciones, no hay espacio, no hay tierras, por lo tanto, tenemos que tomar decisiones que a lo mejor no gustan, pero son inminentes", dijo el intendente, Carlos Fernández en el portal Meridiano 55.

En ese sentido, el alcalde explicó que por ese motivo se publicaron edictos para convocar a los familiares.

"Queremos explicarles nuestro proyecto para ponernos de acuerdo y aumentar la capacidad, a través de las cenizas, ya que si hacemos la excavación de quienes están enterrados hace 50 años no va haber nada", dijo Fernández.