La bala de calibre 22 se alojó en uno de sus pulmones lo que causó complicaciones que llevaron a su muerte.


El fallecido, identificado como Simón Méndez, se encontraba internado desde el lunes al mediodía a causa de una lesión de arma de fuego autoinflingida en la zona del tórax. La bala de calibre 22 se alojó en uno de sus pulmones lo que causó complicaciones que llevaron a su muerte.

Según las declaraciones de los familiares a los investigadores, el fallecido se encontraba atravesando un cuadro agudo de depresión, consecuencia de su avanzada edad y su discapacidad visual. Debido a esto el día lunes decidió efectuarse un disparo en el pecho con un arma de calibre 22.

Fue asistido en un primer momento por su esposa Agripina, y posteriormente llevado a una clínica privada donde permaneció en terapia intensiva hasta la tarde del jueves.




Comentarios