El intendente, Carlos Fernández, indicó que son conscientes de que los montos son bajos, pero alegó que son fijos y no reajustables.


Desde ayer manifestantes se instalaron frente a la Municipalidad de Oberá en reclamo por un aumento de sueldo. Son un grupo de cosecheros de yerba mate que se encuentran realizando tareas municipales y solicitan un aumento por sobre los 5.900 pesos que perciben.

El intendente de Oberá, Carlos Fernández, y el secretario de Asuntos Jurídicos, Matías Frick, aseguraron que han respondido a los petitorios acerca de un convenio económico paliativo con la Provincia durante el periodo interzafra. Indicaron que dentro de ese acuerdo existen normas de las cuales “no pueden separarse”.

Si la medida de fuerza continúa, sostuvieron que el municipio podría llegar inclusive a denunciar penalmente a los manifestantes por “intimidación pública”. En ese sentido explicaron que “son respetuosos frente al derecho de protesta”, pero no comparten la iniciativa que además dificulta el servicio de transporte en la zona.

Fernández aseguró que están haciendo todo lo posible para que efectivamente reciban ayuda económica, e incluso anticipó la implementación de otro programa, pero aseveró que “los montos son fijos y no reajustables”. En ese sentido mencionó la pérdida de hasta un 20% de coparticipación en la ciudad y la disminución de los servicios en la comunidad por falta de gasoil.




Comentarios