Un cabo primero de la Policía, con prestación de servicio en el destacamento Santa Clara de Garupá, fue interceptado por sus propios camaradas con una carga de cigarrillos transportada en su vehículo particular.


Se trata de Mauricio G., quien luego de eludir un control de Gendarmería Nacional fue interceptado, tras una persecución, por móviles de la comisaría de Capioví. Ahora, el involucrado enfrenta un proceso judicial, mientras que la Jefatura de Policía ya determinó su pase a disponibilidad, para luego hacer efectiva la baja de la institución.

El operativo se originó hoy, alrededor de las 11:15, cuando efectivos de la Policía de Misiones interceptaron en Capioví un Peugeot 408, que momentos antes evadió un control de Gendarmería Nacional apostado en la localidad de Puerto Rico. Al mando del automóvil estaba el cabo primero de 29 años, quien se encontraba acompañado por otro hombre.

Una vez retenido el vehículo por la Policía de Misiones, los efectivos de Gendarmería llegaron hasta el lugar y por disposición de la Fiscalía Federal de Oberá, se procedió a la apertura del auto en el que se constató que transportaba 450 gruesas de cigarrillos distribuidas en nueve cajas.

Dicha Fiscalía dispuso que la comisaría de Capioví realice la incautación de las cajas de cigarrillos y el Peugeot 408, en tanto el suboficial quedó en libertad, supeditado a la causa de infracción aduanera.






Comentarios