El joven de 24 años dejará la cárcel para esperar el juicio con prisión domiciliaria. Los jueces tomaron esa decisión porque entendieron que no hay peligro de fuga.


Ignacio Barreto, el joven de 24 años acusado de golpear y abusar a una chica de 19 años que conoció por la aplicación Tinder, dejará la cárcel y volverá a su casa para esperar el juicio con prisión domiciliaria, tras estar 18 días detenido en la Unidad 11.

Los jueces Dardo Bordón, Carolina García y Cristian Piana le otorgaron ese beneficio, ya que consideran que no hay peligro de fuga y que no existe peligro físico para la víctima.

Alfredo Cury, el abogado defensor, manifestó en La Mañana que primero irá a la casa de su madre -lugar del hecho- pero luego será trasladado a otro domicilio para evitar complicaciones.

Hay que recordar que el abogado de Barreto había solicitado la prisión domiciliaria para su cliente. “Ya pedimos el resguardo físico. Por la calificación legal y por la cuestión mediática es imposible vivir en las unidades penitenciarias”, manifestó Cury en ese entonces.




Comentarios