La central generará 220 megavatios de energía, una potencia suficiente para una población estimada en alrededor de 380.000 personas.


La Central Térmica Loma Campana que inauguró la petrolera YPF el sábado en el yacimiento de Vaca Muerta le permitió alcanzar una oferta total de 1.800 megavatios de generación eléctrica a la compañía, que proyecta duplicar esa capacidad en los próximos años con una inversión que supera los 1.300 millones de dólares.

La obra inaugurada por el ministro de Energía, Juan José Aranguren; el gobernador neuquino, Omar Gutiérrez, y el presidente de YPF, Miguel Gutiérrez, fue desarrollada por la empresa YPF Energía Eléctrica con una inversión de 200 millones de dólares.

La central generará 220 megavatios de energía, una potencia suficiente para brindar servicio a una población estimada en alrededor de 380.000 personas.

“La Central Térmica Loma Campana constituye un hito para la empresa que busca posicionarse como uno de los principales generadores de energía eléctrica del país”, afirmó el presidente de la compañía.

Esta nueva central térmica está integrada por dos turbinas GE LMS100PA+, de última generación, de 110 megavatios cada una, y las obras para su montaje duraron 11 meses y generaron unos 500 puestos de trabajo.

Gutiérrez agregó que “la energía del futuro próximo va a estar basada en el gas, un recurso que está al alcance de la mano, y la compañía quiere acompañar ese proceso con proyectos y obras como la Central Térmica de Loma Campana, que permite agregar valor al gas que extrae de Vaca Muerta”.




Comentarios