La última vez que se presenció este espectáculo fue hace dos años cuando la temperatura llegó a -24 °C.


Una postal de ensueño es la que ofrece la cascada La Fragua en Neuquén. Por las bajas temperaturas y el frío extremo que presentó la zona, el arroyo se congeló por casi completo, un espectáculo que sólo había pasado dos años atrás.

La cascada se encuentra a 4 kilómetros de Manzano Amargo y es uno de los principales atractivos de este bello pueblo ubicado en el norte neuquino. Este 2019 logró temperaturas extremas que llegaron a -17°C grados, una verdadera maravilla bajo cero.

El Arroyo nace en las surgientes del bosque de Llao Llao, unos cinco kilómetros arriba y se trata de un salto de unos 40 metros. Para poder llegar a este maravilloso lugar ubicado a 528 kilómetros de Neuquén, desde la capital se puede tomar la Ruta 2 hacia Zapala y de ahí la 40 hasta Chos Malal. Luego seguir por la 43, pasar por Andacollo, Villa Nahueve y las Ovejas.

La última vez que la cascada se congeló fue en 2017 y un turista capturó el momento:

Según informaron fuentes oficiales consultadas por el diario Río Negro se debe transitar con mucho cuidado para no resbalar con el hielo. Para tranquilidad de los conductores, equipos de vialidad se encuentran trabajando en la zona y es de uso obligatorio la portación de cadenas.

Se congeló la cascada La Fragua.

El lado negativo, así como se congeló la cascada también se congelaron los caños y por estos momentos se dificulta el suministro de agua para los 800 mil habitantes. 




Comentarios