La causa fue iniciada por la fiscal Riuxo tras los primeros datos que arrojaron las pericias forenses realizadas a una de las víctimas. 


Este martes, la justicia abrió una investigación penal a partir de las primeras conclusiones que arrojaron los peritajes. Médicos forenses determinaron que la causa de la muerte de Franco Zappia, uno de los dos petroleros que cayeron a una pileta de purga en Fortín de Piedra se debió a la “intoxicación con hidrocarburos por inhalación“. El joven, de 23 años, falleció al intentar salvar a Cristian Baenza. 

Yacimiento petrolífero Vaca Muerta, Neuquén.

Así lo reveló el primer informe de la autopsia al cadáver de Zappia y agregó que el cuadro mencionado “produjo adormecimiento y un posterior edema pulmonar”. En tanto que la autopsia al cuerpo de Baenza se realizará en las próximas horas. 

Por los trágicos sucesos, la fiscal de homicidios Sandra Riuxo abrió una investigación penal. A partir de las primeras conclusiones con los elementos secuestrados y los resultados de los peritajes, delineará si va contra la línea jerárquica o se queda en la acción de las víctimas. 

Para neutralizar el peligro de contaminación de los profesionales con sustancias tóxicas se tuvieron que desdoblar los peritajes forenses, explicó a Imneuquén la funcionaria judicial. La trágica secuencia se inició cuando el operario Baenza, por razones que investiga la justicia, cayó a una pileta de purga. 

Su compañero, Zappia, en un intento desesperado por ayudar a su compañero, se lanzó a la pileta para intentar salvarlo. Personal de la Subsecretaria de Hidrocarburos describió los hechos en base a los testimonios de los trabajadores, quienes además acudieron de inmediato a tratar de ayudarlos pero cuando llegaron era tarde. 






Comentarios